miércoles, 27 de marzo de 2013

Círculo Cívico presiona al PP para que abandone el Instituto Ramón Llull

La misma organización que ha solicitado a la consellera de Educación que tome «medidas severas contra el adoctrinamiento catalanista en las aulas», Círculo Cívico Valenciano, está desarrollando una campaña para que 26 ciudades valencianas abandonen el Instituto Ramón Llull, cuya objeto es «intensificar el estudio, la promoción y la defensa de la lengua catalana». Ya lo ha logrado en dos casos: Onda y Vinaròs, según afirmó el presidente de esta entidad valencianista, Fernando Chiva. Aunque en realidad está presionando directamente al PP para que vacíe la entidad de los municipios que gobierna.
 
Círcul Cívico Valenciano es una entidad creada en noviembre pasado, compuesta por personas de distinta procedencia ideológica cuyo único objetivo es la defensa de la lengua valenciana y de los símbolos propios de la Comunitat.
 
El objetivo de esta entidad es abordar las poblaciones gobernadas por el PP que forman parte de esa red de defensa de la lengua catalana se encuentran Gandia, Elche y Benicàssim, gobernadas por los populares desde las últimas elecciones municipales.
 
El Instituto Ramón Llull es el que abandonó el Gobierno balear hace unos meses pese a las quejas del presidente catalán, Artur Mas. De la entidad forman parte el Gobierno de Cataluña y el de Andorra. Nunca se ha integrado la Generalitat Valenciana.
 
La alcaldesa de Elche, la popular Mercedes Alonso, se ha comprometido con los miembros de la organización valencianista a estudiar su solicitud. El Ayuntamiento ilicitano se caracterizó en anteriores mandatos por ser uno de los baluartes económicos de entidades como Acció Cultural del País Valencià, al igual que Gandia. Pero si bien Mercedes Alonso se ha comprometido a considerar la petición, en el caso de la capital de la Safor su alcalde, Arturo Torró, hasta el momento ha dado la callada por respuesta, confesó el presidente de Círculo Cívico.
 
Tras el abandono de Onda y Vinarós de esta red, Fernando Chiva espera «que se produzca un efecto dominó» para que salgan más municipios.
 
L'Alcúdia, Bellreguart, Benifairó de les Valls, Burjassot, Faura, Quatretonda, Simat, Sueca y Xeraco son otras localidades de la provincia de Valencia que están integradas en la red de ciudades valencianas del Instituto Ramón Llull. A la misma pertenecen también Morella, Atzeneta del Maestrat, Benicàssim, Salzadella y Vistabella, en Castellón. Y en Alicante se encuentran inscritas la ya mencionada Elche, Benissa, Bolulla, Guardamar del Segura, Muro, Novelda, Pedreguer, Xàbia y Xixona.
 
En el escrito remitido a los municipios de la Comunitat inscritos en el instituto, Círculo Cívico requiere a los alcaldes que tomen la decisión «de abandonar de inmediato la estructura de esta red de municipios valencianos que contribuye moral y económicamente al sostenimiento de la causa catalanista, a la construcción de los 'países catalanes' en oposición a la nación española y a la manifiesta alteración de los patrones de autoestima valencianos y sustitución de nuestros ítems culturales».
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada